viernes, 10 de abril de 2009

Ruanda: 15 años después del genocidio

Nuevamente vuelvo a hablar del genocidio de Ruanda porque este país conmemora su mayor tragedia nacional. Un genocidio que en la primavera de 1994 acabó con la vida de 800.000 tutsis y hutus. En sólo 100 días, los genocidas acabaron con el 20% de la población y exigían arrancar los fetos de las mujeres embarazadas tutsis. Los interhamwe (los que matan juntos) macheteaban a un ritmo de 333 muertos a la hora.
La Iglesia católica tiene motivos para la reflexión y para pedir perdón a las víctimas por el papel de algunos de sus sacerdotes y monjas, que reunieron a sus fieles tutsis en los templos y después participaron, en su asesinato.


Aún se discute quién disparó o mandó disparar el misil que derribó el avión del presidente de Ruanda, Juvénal Habyarimana, el 6 de abril de 1994, y cuya muerte puso en marcha la maquinaria del genocidio. Se discute con pasión en Francia, cuyo Gobierno liderado entonces por François Mitterrand fue de los mayores responsables: alimentó durante años de armas al Poder Hutu y organizó en los estertores del genocidio la Operación Turquesa, que no era una misión humanitaria, sino militar.

El genocidio de 800.000 personas y la huida de dos millones de hutus asustados a Zaire, provocó una quiebra moral e irreparable, de la sociedad ruandesa. La toma del poder por parte del Frente Patriótico Ruandés en julio de 1994 puso fin al genocidio de tutsis, pero no a la muerte (una epidemia de cólera mató en Goma a 30.000 hutus ese verano) ni a las matanzas, las de los otros y las suyas.

Durante dos años, la comunidad internacional (ONU y ONG incluidas, aunque ése no era su trabajo) mantuvo campos de refugiados de Zaire pese a que eran gobernados por los genocidas. Desde esos campos se lanzaron incursiones contra la nueva Ruanda y se produjeron nuevos asesinatos. Nadie hizo nada por impedirlo. Se prefirió otra vez mirar hacia otro lado.


Fragmentos extraídos del artículo de El País firmado por Ramón Lobo

4 comentarios:

BRILLI-BRILLI dijo...

Me parece tremendo,nunca se pedirán responsabilidades ya que los propios responsables de esta mierda son los propios organismos internacionales!
Este mundo me parece una locura..
Besos

Stanley Kowalski dijo...

Qué bueno que esté este blog para que no perdamos la memoria! Yo espero que África tenga un destino mejor, este genocidio es imborrable, pero al mundo le importa?


Gracias por el comentario, sos encantador.

BESOTES

Alfonso dijo...

Me pregunto cuántos muertos se necesitan para poder ser noticia en un telediario...

Rosa Lobe dijo...

No se debe olvidar que entre los muchos casos ,hubo 4 sacerdotes maristas que murieron con la gente de Ruanda en 1996,se quedaron por su propia voluntad y como dijo uno de ellos fiel a su corazon "no podemos abandonar a los q ya han sido abandonados".
Apartir de esto puedes tener un motivo para reflexionar y pedir perdón a los catolicos que nos topamos con lo q considero ha sido un articulo ligero de referencias.