lunes, 14 de junio de 2010

Personajes: Samuel Eto´o


Samuel Eto’o Fils es hijo de David Eto’o, el mayor de ocho hermanos y contable, que se casó en su ciudad natal, Douala, con una joven lugareña, Christine Fils, el 12 de febrero de 1977, por el rito protestante. El varón primogénito, cuando ya había nacido la primera niña, Michel Sidonie, falleció a los nueve meses por una extraña enfermedad. Aun así, el padre quería una familia numerosa.
Samuel Eto’o nació el 10 de marzo de 1981 en Mkon, un poblado próximo a la capital de Camerún, Yaoundé, adonde el padre había sido trasladado de Douala por la empresa constructora en la que trabajaba. En 1983 la familia recaló en Yaoundé, donde Samuel vivió hasta los seis años. Allí empezó a jugar en un equipo modesto.


A mediados de 1987 el padre tuvo la oportunidad de regresar a Douala, donde se instalaron en el barrio más popular de la ciudad, New Bell, con tres hijos más a cuestas: Madeleine Flore, Pauline y David, que estudiaron junto con los otros dos en el colegio Newell Bassa, donde Samuel se dedicaba más al fútbol que a los estudios, sobre todo desde que su tío Herve Nkom, empleado de un banco, le regaló un balón de verdad.
Terminó de entusiasmarse por el balompié el día que presenció un Camerún-Zambia, con victoria del equipo local por 2-0. Su gran ídolo, Roger Milla, lanzó su camiseta a las gradas y ésta fue a parar a manos de Eto’o. El padre, aunque insistía, siguiendo el deseo de su esposa, en que abandonara el fútbol y se dedicara a estudiar, por entonces en el colegio Joseph Mongo, un día le regaló unas botas de caucho, el único material de calzado que existía en Camerún. Fue una sorpresa y una tácita aprobación.
A los diez años ingresó en la escuela de fútbol Brasseries, dirigida por Joseph Siewe, que se convertiría en su mejor instructor y consejero. Brasseries consiguió que Samuel entrara en un equipo profesional, el Avenir Douala, a los doce años, algo que prohibían los estatutos de la Federación. Empezó a destacar en ese equipo de Segunda División entre chavales de más de veinte años.
Pero al año siguiente se integró en otro equipo de Segunda, el U. C. B. Douala, que entrenaba Michel Kaham, antiguo internacional y ex seleccionador. Allí empezó a ganar su primer sueldo sustancioso (600 euros al mes), al que se sumaban primas e incentivos. En la temporada 1995-1996 jugaron la Copa contra un Primera plagado de internacionales, el Tonerre de Yaoundé, que fue derrotado por 4-2, con dos goles de Eto’o.
Tras sus hazañas en la Copa, que no ganaron por culpa de los árbitros, Eto’o, con sólo quince años, fue convocado para la selección absoluta. No jugó el primer partido y debutó antes con la juvenil, ganando a Costa de Marfil a domicilio por 2-4, con los dos primeros goles a cargo de Eto’o.
Entre el público se encontraba Pirri en calidad de ojeador; Pirri le propuso probar por el Real Madrid Club de Fútbol, que formalizó el contrato el 7 de febrero de 1997, cuando Capello era el entrenador. Como no tenía sitio en un equipo plagado de estrellas, en julio de aquel mismo año fue cedido por un año al Leganés, donde le apadrinó el capitán, Mesas, que dos años después se convertiría en su representante. Aquella temporada jugó 28 partidos.
En su país, donde es más popular que el propio presidente, hay una escuela de fútbol apadrinada por Eto’o, la École de Football des Brasseries du Cameroun, inaugurada por el presidente Joan Laporta, y un centro de formación que también cuenta con el patrocinio de Samuel, la Kadji Sport Academy. Gracias también a su fama, funcionan a pleno rendimiento una peña oficial denominada Association des Supporters F. C. Barcelona, y otra en la Universidad de Doula, la población donde se crió el futbolista. Además, se publica una revista mensual, Etoogol, que sigue todos los pasos del capitán de la selección camerunesa.
Eto’o dedica todo el tiempo que puede a su esposa, Georgette, y a sus dos hijos, Maelle y Étienne, que quiere seguir sus pasos, y mantiene contacto habitual con el que él denomina “mi hermano Blanco”, el delantero Albert Luque, quien le ayudó sobremanera cuando ambos militaban en las filas del Mallorca. Implicado en causas solidarias, su objetivo es convertirse en el “número uno” del mundo, no sólo como futbolista, sino también en su lucha contra el racismo y en ayuda a los niños desamparados de África.

2 comentarios:

tia elsa dijo...

Ojalá lo pueda lograr. Saludos tía Elsa.

GusPlanet dijo...

Hola Hisae: me he estado poniendo 'al día' con tus reportajes y como siempre, todos me resultan muy interesantes, fascinantes te diría ...
Qué bueno que E'to no pierde sus raíces y se acuerde de su gente. Sabes? me recuerda a otro grande, como el músico Youssou N'Dour que hace tanto por Senegal y que a pesar de viajar por el mundo entero, en realidad nunca cambió de domicilio ...
Debe ser muy 'loco' partir de ésas aldeas y vivir la vida de futbolistas 'millonarios', pero creo que con una buena contención familiar y del entorno, muchos logran salir adelante!