sábado, 8 de noviembre de 2008

El hombre ha muerto, de Wole Soyinka



-->

Wole Soyinka nació en el mes de julio del año 1934 en Abeokuta, Nigeria. Fue el primer escritor nigeriano en conseguir un Nobel.

Obras

  • The Swamp Dwellers (1959)
  • The Lion and the Jewel (1959)
  • The Trials of Brother Jero (1964)
  • Poems from Prison (1969)
  • The Road (1969)
  • Madmen and Specialists (1970)
  • The Bacchae of Euripides (1973)
  • Death and the King´s Horseman (La muerte y el caballero del rey) (1975)
  • Aké, autobiografía (1982)
  • Beautification of Area Boy (1995)
  • The gay's never die (2000)



-->
En 1986, el escritor nigeriano Wole Soyinka, recibió el premio nobel de literatura, constituyéndose como el primer africano en recibirlo. A raíz de este premio, la editorial Alfaguara publicó en 1987 “El Hombre ha Muerto”, escrita entre 1967 y 1972, desde las cárceles de Lagos y Kaduma, completándola tras su liberación.

En cualquier pueblo que se somete voluntariamente a la humillación diaria del miedo, el hombre muere.

”El Hombre ha Muerto”, es una obra que comenzó a escribir en prisión, entre las líneas de Primitive Religion (Paul Rodin) y otras obras que recibía de sus amigos, ya que le tenían prohibida la escritura y la correspondencia, y es que como dice: los libros y toda clase de escritura han producido siempre terror a quienes quieren ocultar la verdad. Y esto fue posible gracias a ciertos funcionarios de prisión que se jugaron su puesto, tal vez su vida, desobedeciendo las normas dadas.

El “Hombre ha Muerto”, tantos mueren, prisioneros del miedo, condenados a no poder pensar, a no poder actuar. Una obra sobre la verdad, sobre la prisión, sobre el valor, sobre el ser humano.

Agradecimiento a Casa África, de Las Palmas de Gran Canaria.


4 comentarios:

Stultifer dijo...

El hombre ha muerto. Viva el hombre.

TOROSALVAJE dijo...

Cuanto desconozco, ufffffff

Gracias por la información.

Saludos.

Merce dijo...

Hola Mario. Me gusta el homenaje a este escritor y que la comunidad internacional lo ecoociera con el Nobel.
Una cosita ¿qué pasó con la h del título?
Besitos

Ana Belio dijo...

Pues bien por él Mario, pero muy bien por los carceleros que arriesgaron por creer en él y su mensaje.

Bs.