sábado, 1 de noviembre de 2008

La corta historia de Asha


-->
Pongámonos en situación en el siguiente escenario.

Somalia, país africano sito en el cuerno de África, inmerso en el caos entre un gobierno incapaz, señores de la guerra, islamistas radicales, ejército etíope, piratas, soldados de la fuerza de paz africana, (a sumar Estados Unidos, con esporádicos ataques aéreos), algunos enfrentados, todos armados, acumula víctimas.
Lapidación: es un medio de ejecución muy antiguo, consistente en que los asistentes lancen piedras contra el reo, hasta matarlo. Como una persona puede soportar golpes fuertes sin perder el conocimiento, la lapidación puede producir una muerte muy lenta.



-->
Asha Ibrahim Dhuhulow, supuesta mujer de 24 años pero en realidad niña de 14 que sufría de epilepsia, última en nacer de trece hermanos en el campo de refugiados de Hagardeer, en el sur de Kenia, hija de Ibrahim Dhuhulow. Fue lapidada en público el pasado lunes en Kismaayo por cometer un pecado: SER NIÑA. Por que Asha no había cometido ningún adulterio. Había sido violada por tres hombres del clan más poderoso de la ciudad. Ayudados por el tribunal islámico impuesto por las milicias integristas de Al Shabab, la muerte a pedradas de la menor sirvió para borrar todo rastro del crimen.

Una hora antes de que la ejecutaran, Asha logró llamar a su padre. "Dijo: Papá, soy tu hija, me van a matar, por favor, diles que me perdonen".


-->
Para conocer más de la historia, visita: EL PAÍS


Los Emiratos Árabes, Arabia Saudí, Irak e Irán usan esta forma de castigo. Pakistán lo incluye en su código penal, pero no lo ha usado recientemente. En África no se había usado nunca hasta tiempos recientes. En el Norte de Nigeria el islamismo patrocinado por Arabia Saudí la introdujo en su código penal, pero la presión internacional impidió recientemente las ejecuciones de Safiya Hussain y de Amina Lawal que habían sido condenadas a morir lapidadas. Nunca se había usado ese castigo en Somalia hasta que las milicias islamistas lo han usado contra Asha.
Asha y su historia es un ejemplo cruel y sangrante de todo lo que hace falta erradicar todavía en África. Sé que en África existen cosas maravillosas que quizás en esta parte del mundo no se comentan. Sé que África es poesía, pintura, literatura, cine, naturaleza... Pero Asha, desgraciadamente también es África. La educación universal, la emancipación de la mujer, la salud reproductiva, la eliminación de la pobreza extrema, etc. son objetivos olvidados que sufren nos hermanos africanos.

7 comentarios:

Stultifer dijo...

El que esté libre de culpa que tire la primera piedra.

Markesa Merteuil dijo...

Lo malo es que también aquí se cometen crímenes contra niñas africanas. La ablación de clítoris es un crimen y ocurre en nuestro país.

Thiago dijo...

Es increíble... ya he leído la noticia y no tiene nombre. Por supuesto a los violadors no le habrán hecho nada, no?. No se como podrían defender esto... Esto tb. es liberador para la mujer? NO comprenden que no puede existir un dios que permita semejante barbardidad?

En fin, Bezos

Stultifer dijo...

Culpar a lo inexistente de un problema de los hombres es quitarse el muerto de encima

Alfonso dijo...

Tú ves, eso no merece una invasión :(

Ana Belio dijo...

No soy capaz de ponerme en una situación así, duele demasiado...

Pobre niña, lo que habrá padecido.

Un beso Mario.

TOROSALVAJE dijo...

Todos los integristas, sean de la religión que sean, deberían estar encarcelados.

Saludos.