viernes, 12 de septiembre de 2008

La mujer africana y la pérdida de un hijo


Escuché esta tarde en la radio que el 90% de las mujeres africanas sufre la muerte de algún hijo.

Hoy se cumplen varios años de la muerte de mi sobrino. Mi hermana perdió un hijo. No sé si alguien se imagina el dolor de mi familia y sobretodo el de mi hermana.

Y yo me pregunto: si nosotros vivimos con tanto dolor esta situación, ¿sufre el 90% de las familias africanas lo mismo que nos tocó a nosotros? Si este dolor es tan profundo y además viven otras desagradables situaciones que nosotros desconocemos por estar en el primer mundo, ¿cómo lo resisten?

Hay un artículo muy interesante sobre "El duelo por la muerte de un hijo" en la revista internacional de psicoanálisis, de la cual dejo el enlace.

5 comentarios:

Alfonso dijo...

Lo resisten porque nadie se muere de pena, amigo mío...

Thiago dijo...

No hay nada mas doloroso y antinatural que una madre pierda un hijo.

Una vez escuché decir a alguien que en Africa no lo sentían tanto, que era otra cultura y que lasa madres incluso usan a sus hijos para irse en patera... Bueno, me dieron ganas de saltarle a la yugular al patoso que asi hablaba..

Bzos, cari.

Noray dijo...

No lo resisten, simplemente lloran en silencio eternamente. Sin embargo, el norte continúa sin hacer lo suficiente para que ese drama no vuelva a suceder.

¡Excelente entrada!

Un abrazo

Angel dijo...

La pérdida de un hijo es la mayor pérdida que puede sufrir una persona.
Desgraciadamente, aquí ni sentimos la pérdida de esos hijos, ni el hambre de esos hijos ni la desgracia de esos hijos. Simplemente, aquí -en el Gran Mundo- No hay lloros por esos hijos Muertos; son mera estadística, meros números, meros proyectos para un mundo asqueado y deseoso de tanto poder y dinero.

Besos. Angel.

Merce dijo...

Hola Mario:
Remitámonos a la época de nuestras abuelas. Aquélla en la que las mujeres tenían una media de cinco a diez hijos. Donde la esperanza de vida de un niño rondaba el cincuenta por ciento al no existir vacunas para la mitad de enfermedades y siendo éstas asequibles sólo para determinados sectores de la población.
Perder un hijo era una cosa habitual hasta que alcanzaba la edad adulta.
Si una familia hubiera tenido un hijo solamente el dolor si hubiera sido insoportable. Pero ante la pérdida de uno, aún les quedaban cuatro por sacar adelante y para sacar la familia adelante. Antropológicamente esta era la mentalidad cuando la supervivencia de la familia dependía de los hijos tanto como de los padres
Supongo que todos conocemos el caso de la familia que al morir el primer hijo, baautizó con el mismo nombre al segundo, quizá ccn un intento de "sustitución" o, al menos de paliar el dolor.
Besos